Seguidores

martes, 12 de enero de 2010

Centenario de "Pinocho" de Carlos Collodi 1881-1981

Pinocho va a ser patrón de sus propias determinaciones y responsable en todo momento de sus acciones. Este niño-marioneta representa a la infancia. Con todo lo que ello supone de ingenuidad, cabezonería, curiosidad, bondad y lucha continua entre "querer y deber", naciendo así el verdadero ídolo de los niños, ejemplo de ingenuidad e ignorancia.
La mayor cualidad que aporta a la sociedad el personaje de Pinocho es el ser un niño normal, no un niño modelo como tampoco es modélica ni convencional la sociedad reflejada.
La visión de Collodi de la realidad nacional es más compleja y profunda que la que podemos encontrar en la mayor parte de las novelas para adultos.
Pinocho es fruto de la experiencia propia de los errores personalmente superados. Sus maestros le dan consejos pero nunca intervienen para modificar la voluntad. Su estructura bastante libre, permite la multiplicidad de interpretaciones de la obra haciendo que se puedan hacer diversas lecturas. Con carácter general podemos decir que su esquema sigue el de la fábula clásica: presentación de personajes y desarrollo de acciones y argumentos, teniendo siempre una consecuencia moral: el grillo censor y consejero, el cuervo portador de malos augurios, la lechuza prototipo de la erudicción.
El niño está condicionado por la sociedad, por su sistema económico y social y por su ideología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario