Seguidores

martes, 2 de febrero de 2010

Juan Pablo II

"Vengo impulsado por el amor de Cristo", dijo al arribar al aeropuerto de Ezeiza.
El Sumo Pontífice fue recibido en la Catedral metropolitana y presidió una misa en la Basílica de Luján ante miles de fieles, donde bendijo la imagen de la Vírgen y pidió la pacificación de los espíritus y la comprensión de los pueblos.
En aquella ocasión, Juan Pablo II presidió el Encuentro Mundial de la Juventud y celebró en el Obelisco la misa del Domingo de Ramos para más de 750.000 fieles que lo vivaban: "Juan Pablo II, te quiere todo el mundo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario