Seguidores

sábado, 10 de abril de 2010

40 AÑOS DESPUÉS, The Beatles


Se separaron en abril de 1970, pero el fin de los Beatles fue también un principio: su música representa un fenómeno cultural que marca el inicio de una nueva época en la que predomina el gran mundo pop. Aquí, algunas razones que explican por qué la cultura beatle, que ha atravesado a varias generaciones, prolifera, muta y se resignifica sin descanso.
Los Beatles empezaron siendo un grupo de rock entre tantos otros. En sus primeros discos –vale decir, Please Please (1963), With The Beatles (1963), A hard days night (1964) y For sale (1964)– alternaron versiones del rock ´n´roll negro (Little Richard, Chuck Berry, Larry Williams), blanco (Carl Perkins, Gene Vincent, Buddy Holly) y adaptaciones del rhythm & blues (Ray Charles, los Isley Brothers, The Coasters, The Miracles) con temas propios, por cierto, muy básicos. Estos últimos, sin embargo, a partir de Help (1965), Rubber Soul (1965) y, sobre todo, Revolver (1966) fueron ganando en complejidad y, al mismo tiempo, planteando lo que por entonces constituyó una gran novedad porque, de manera progresivamente excluyente, las composiciones de los Beatles fueron desplazando a sus versiones de temas ajenos. Dicho de otro modo, las canciones salían del seno del grupo, costumbre que, ya sea por motivos estéticos o puramente financieros, terminó por imponerse en el ámbito del rock y de la música popular. No importa aquí si ellos fueron realmente los primeros o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario