Seguidores

domingo, 5 de diciembre de 2010

Rembrandt, uno de los grabadores más grandes de todos los tiempos


Rembrandt, uno de los grabadores más grandes de todos los tiempos, y magnífico dibujante, trabajaba directamente sobre el barniz que cubría las planchas con una punta de grabar, a menudo sin boceto previo y, una vez que con la mordida del aguafuerte había conseguido crear la imagen, la retocaba y completaba con la punta seca y el buril.
También estampaba pruebas con tintas y papeles diferentes, hasta lograr asombrosos efectos lumínicos, espaciales y compositivos y, de esta manera, profundizar en su significado simbólico
Entre los ámbitos expositivos figuran los retratos y autorretratos. Rembrandt es uno de los artistas que más se autorretrató. Se conservan más de 40 pinturas, 30 estampas y varios dibujos de este tema. En los comienzos de su actividad como grabador, Rembrandt no sólo utiliza su rostro como modelo para sus estudios de expresión y de iluminación, sino también los de las personas más próximas y que mejor conocía, sus padres.
Otro ámbito se refiera al arte sacro, con abundancia de temas bíblicos. Destaca su trabajo de “Las tres cruces”, una de las estampas más dramáticas de la historia del grabado, en la que los contrastes lumínicos juegan un papel fundamental.
Entre los grabados también hay referencia al paisaje. Capta los efectos atmosféricos, el frío, la paz y el silencio, con una percepción directa, espontaneidad de ejecución, y un magnífico sentido para captar la luz. Merece la pena contemplar “Los tres árboles”, un paisaje famoso de Rembrandt que sugiere el anuncio de un cambio atmosférico, la llegada de una tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario