Seguidores

sábado, 27 de noviembre de 2010

2 sobres y entero postal desde ITALIA. Gracias Giovanni Colombo.


1º sobre desde BOSNIA Y HERZEGOVINA. Gracias Nebojsa Nikolic.


Bosnia y Herzegovina (en idioma bosnio e idioma croata, Bosna i Hercegovina; en idioma serbio, Босна и Херцеговина), es un estado soberano europeo, con capital en Sarajevo, situado en la Península de los Balcanes, en el sureste del continente, y cuyas fronteras están delimitadas con Croacia, al norte, oeste y sur; con Serbia al este; con Montenegro al este y al sur, y con el Mar Adriático al que asoma por el sur en una pequeña punta que no llega a 10 km. En 1992 obtuvo su independencia como República de Bosnia y Herzegovina, como una de las seis unidades federales constituyentes de la antigua Yugoslavia surgida al final de la Primera Guerra Mundial, y quedó constituida como república federal según los términos de los acuerdos de Dayton, que preveían su administración tutelada por un alto representante elegido por el Consejo de la Unión Europea. Su estructura es descentralizada y dividida en dos entidades: la Federación de Bosnia y Herzegovina y la Republika Srpska.

100 sellos desde ISRAEL. Gracias Tischler Raúl.








Postal desde LUXEMBURGO. Gracias Arturo Sparapano.




Muchas gracias Arturo Sparapano por esta linda postal, enviada desde Luxemburgo ;-) Esto tomó 23 días para llegar a la Argentina.

FDC y estampillas desde TAIWAN. Gracias James Chen.










miércoles, 24 de noviembre de 2010

Emisión del correo: "Canto al Trabajo" Rogelio Yrurtia.




Artista de gran estilo, pensador y hábil escultor, Rogelio Yrurtia fue una figura representativa de la tradición academicista en el arte argentino...


Rogelio Yrurtia (1879 - Buenos Aires - 1950) fue uno de los más grandes escultores argentinos. A la temprana edad de 19 años comenzó sus estudios de arte y su primer gran maestro fue Lucio Correa Morales. En 1899, debido a su notable talento gana una beca para radicarse en Italia y en Paris, para estudiar en la Academia Jullien, concurriendo además al taller del escultor Jules Felix Coutan, quien decía que, durante los años que trabajó con él, jamás había faltado siquiera a una sola clase, pese a la gran distancia que debía recorrer diariamente el joven artista a pie, y a pesar de cualquier inclemencia del tiempo, tal era su pasión por trabajar.
Cuenta la historia que, mientras las bombas de la primera guerra mundial caían en Paris a su alrededor, Yrurtia seguía trabajando en su taller...
Entre sus más grandes obras se puede admirar a su "Canto al Trabajo", emplazado en la Avenida Paseo Colón de la ciudad de Buenos Aires. Totalmente realizado en bronce, formado por catorce figuras agrupadas, dos veces y media más grandes del natural, arrastrando una gran piedra, el monumento es una alegoría al esfuerzo del trabajo (los hombres encorvados cerca de la piedra), a la dignificación de la mujer en la vida del hombre como sostén, energía y esperanza en la lucha común (tema que escandalizó a la sociedad machista de su época) y al significado liberador y esperanzado del futuro (los niños que extienden los brazos, al frente del grupo).

Emisión del correo: "El niño de Belén" Aldo Severi


Nacido y criado en La Boca, habitante durante tres años, del entonces lejano y solitario pueblito de Florencio Varela y radicado definitivamente en Quilmes, Severi encarna en su obra una inteligente y sensible introspección de lo popular, que no por casualidad califiqué como aristocrática, por lo que tiene de noble y de notable.Hombre de una amplia preparación humanista, con un bagaje riquísimo de las distintas modalidades de realización de la difícil disciplina que eligió como forma de vida - pintor, dibujante, grabador, ilustrador, muralista, ceramista y vitralista - a lo largo de años se ha mantenido fiel a una visión de su mundo de niñez y juventud, para transmitirnos con la pasión que lo caracteriza, todo el misterio que se esconde tras las apariencias de las cosas más sencillas, a las que humaniza, dándoles categoría de "sagradas", desde su profunda fe en que las cosas que él quiere, son por esencia "que-ribles". No olvidamos de manera alguna su sensible, casi piadosa pintura religiosa.
Enrique Horacio Gené