Seguidores

lunes, 10 de enero de 2011

Ya no sabe qué sucede con el sello fechador: pinta en vez de fechas negras monigotes de color. De repente un telegrama se dobló como un avión y salió por la ventana volando en tirabuzón. Muchas letras se levantan de su cuna de papel y se escapan caminando como hormigas en tropel. Las mayúsculas se caen en la cola de pegar pero como son tan gordas no se pueden levantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario