Seguidores

miércoles, 17 de octubre de 2012




Recibo cartas de la patria mía,
cartas que son porciones de otras vidas.
Algunas son historias desdichadas
otras perfuman llenas de esperanza.

Cartas. Recibo cartas.

Cartas azules desde Purmamarca
y cartas verdes desde Catamarca.
Otras del sur con vientos del desierto
otras de arena y sal y olor a puerto.

Cartas. Recibo cartas que me sonrían
y otras que sollozan,

Nadie se acuesta en un lecho de rosas.

Cartas. Recibo cartas.

Pero de vos no tengo ni una letra
ni una estampilla sin las alas quietas,
y estoy aquí muriéndome en la puerta,
juntando impuestos y otras cosas muertas.

Cartas. Recibo cartas.

Encuentro sobres con algas marinas
sobre la mesa azul de mi cocina,
un fax de Chile y otro desde España
pero de vos amor, ni una palabra.
Cartas extrañas llenas de amenazas
y otras pequeñas plenas de alabanzas.
Leo entre líneas que alguien se declara,
pero de vos amor, nada de nada.
  
Victor Heredia

No hay comentarios:

Publicar un comentario